LA LÍNEA Y LA ENTRELÍNEA

 

(MENSAJES EXPLÍCITOS Y MENSAJES IMPLÍCITOS)

 

 

Línea – Está constituida por lo que se dice directamente; es el mensaje literal o explícito.  Surge de la conciencia. Por ello, es fácil de controlar.

 

Entrelínea – Está constituida por lo que se dice indirectamente.  Es el mensaje que se da a entender; lo que está sobreentendido o implícito.

Surge de la subconciencia.  Es, por tanto, difícil de controlar.

 

Cuando en un mismo mensaje, surgen la línea y la entrelínea; debe existir

una relación de armonía entre ambas.  La línea debe reforzar o apoyar a la línea.

Cuando no sucede de esa forma, la entrelínea se convierte en una grieta que desmiente o contradice a la línea.  La grieta es un mensaje implícito o una entrelínea que desmiente a la línea. Revela el verdadero estado emocional de quien envía el mensaje.  Muestra al emisor o emisora como incapaz de controlar sus emociones.

 

Grietas por indiscreción – Expresan comentarios ofensivos.

Grietas por contradicción – Restan credibilidad o confiabilidad al mensaje al contradecir lo dicho literalmente.  Las grietas no deben aparecer en el mensaje.

 

Muchas veces, se utiliza la entrelínea intencionalmente para enviar mensajes implícitos

que sugestionan positivamente o motivan a la persona destinataria.

También se utilizan para enviar mensajes que dichos de forma directa resultarían ofensivos para quien los recibe y provocarían una reacción antagónica.

En estos casos, le entrelínea no se considera una grieta.

 

Ejemplo:  Su cuenta no se ha afectado todavía.  Se sugiere que se puede afectar sin presionar o molestar a quien ha sido un buen cliente.

 

 

*  Información y ejemplos en las páginas 158 – 162 del libro de la clase (Edición del 1998) y 170 – 174 (Edición del 2001)