decor
decor
decor
decor
decor
decor
decor


“Todo lo que imaginen, todo lo que
sueñen, por absurdo que sea, es probable
que el futuro lo convierta en realidad.”
Narciso Ibañez Serrador

Luego de leer el cuento “Domo” y de debatir con mis compañeros del Centro Creativo sobre varios puntos del texto, me sugirieron escribir estas reflexiones. Puntos tales como la habilidad de los simios y sus limitaciones, la explicación de qué es un domo y su uso, la aparición del enigmático indio en medio de la tecnología, el uso del autor del tiempo (pasado, presente y futuro), el rol de la sociedad entre otras cosas. Este cuento de ciencia ficción, a mi parecer, plantea que la mayoría de las veces estamos pensando en la nueva era de la tecnología y los adelantos científicos, todas y todos tenemos sed del conocimiento futurístico pero nos olvidamos o simplemente obviamos la esencia de la vida que es el espíritu. Los seres humanos somos imperfectos y es por eso que necesitamos fortalecer y enriquecernos empezando de adentro hacia afuera.

Muchas veces los seres humanos piensan en el futuro, unos con muchas expectativas y otros con miedo a lo desconocido. Estamos en una etapa de cambios en donde todos nos vemos afectados. Estamos en una época en donde dependemos casi totalmente de las máquinas. Poco a poco nos vamos alejando de la mano de obra y nos involucramos en la tecnología de las computadoras. El ser humano empieza a crear todo un ambiente artificial: aire (los procesadores de atmósfera), espacio (colocar un bosque como el antiguo Amazonas en una pulgada), materia prima (los compresores de materia) y obreros (los robots).

En el cuento, el autor Juan Solá Sloan, expone que la Tierra está protegida por una capa que no es la del ozono, es la de un domo. El domo es una cubierta en forma de esfera hecha de metal que guarda al planeta de los rayos cósmicos en una explosión solar. El poder económico y político que tiene un grupo minoritario es el que gobierna al mundo y hace de la humanidad lo que quiere. Al tener poder, siempre desarrolla la ambición de querer más y sacar más provecho de la gente, con tal de que ganen ellos. El juego económico que las empresas siempre tienen con el pueblo es para velar por sus propios intereses: inversiones en muchas partes para crecer el poder económico, es la sed de tener más que el otro. Aunque existía un grupo organizado llamado la Sociedad Anti-Esclavitud, sin embargo, esta no hacía nada por liberar los simios que usaban para las labores. Aquí se nota que no hay fuerza en la unión del pueblo, o sea, que todo el poder de las decisiones está en los jefes y en el gobierno. La clonación es un factor bien importante, es la duplicación y la reconstrucción de animales como los simios para simplemente trabajar. Tienen que hacer la reconstrucción de las características de los simios ya que en la naturaleza son atrasados y no pueden hacer ningún trabajo porque, por ejemplo, el pulgar no les permite cerrar el puño bien para agarrar los objetos con firmeza y la habilidad del razonamiento al recibir instrucciones o simplemente saber vivir civilizadamente. Los humanos quieren hacer la vida más fácil para ellos mismos y es por eso que crean robots para hacerles todo y crean en laboratorios a los simios para trabajo. Aquí se ve que poco a poco los humanos terminarán inválidos e inútiles porque dejan de desarrollar su capacidad de inteligencia y razonamiento. Se pierde entonces las ganas de luchar y de vivir, en fin, la socialización e integración.

El cuento relata sobre la cercanía del fin del mundo. Al parecer la humanidad está "segura" dentro del domo. Lo irónico de todo el cuento es que ellos pensaban que su tecnología podía más que la propia naturaleza en cuestión de una "simple tormenta solar". El domo fue hecho con el propósito de salvar a la humanidad de la destrucción del planeta. De este modo se ve que se preocupan más por la salvación externa y física olvidándose de la salvación en el interior, o sea, la moral y lo espiritual. Como choque de advertencia, de repente llegó un indio como símbolo de la llegada de Dios avisándonos el fin del mundo, pero la humanidad estaba tan ocupada o simplemente ignoraba los mensajes, que no hubo dios que los salvara.

Un modo ejemplar ante esta situación sería la presencia de un niño. Un niño es como un mar de inocencia y de pureza. Es el individuo que aún no está expuesto a la vida real y cruda creada a imagen y semejanza del mismo hombre. La inocencia clarifica cualquier polémica, no guarda rencor, ni odia; no te hunde ni te estanca. Esto trae a relucir que un niño fue el único que entendió el mensaje del indio: “La coraza es de piedra pero adentro es como paja”. Esta frase es lo que resume la humanidad, de qué vale superarnos superficialmente, ser fuertes en el exterior, si nuestras bases morales y las creencias no están lo suficientemente fuertes para enfrentar al mundo.


“El futuro es lo que nosotros hagamos en el presente”

María del Carmen Calderón López



spacer