decor
decor
decor
decor
decor
decor
decor
decor
decor
decor
decor
decor
decor
decor
decor
decor
decor
decor


En la órbita espacial que nos posee,
redimiré a precio justo cada sueño.
Seré un astro en el cielo del que cree,
que de las ilusiones, perseveramos como dueños.

Extraeré de cada hebra de luz su energía.
Pisaré suelo lácteo sin abordar la luna.
Emergeré del planeta con mi lozanía, como no ha hecho alma
alguna.

Gran redentor, me desgastaré sudando tus senderos.
Y un letargo séptimo se concebirá en mi esencia.
Elevaré mi vientre por todos los cielos,
testificando mi subliminal vivencia.

El mundo presenciará cuando me atraviese,
tu esperanzado sable de redención;
que con mi sangre la tierra tiñese
y con mi alma viva en tu corazón.


Richard A. García Pérez
Primer Premio
Certamen Literario
Semana de la Lengua
1999